La Social Media

Hablemos de Redes Sociales y Marketing online

¿Tú cómo utilizas el botón “favorito” en Twitter?

Por mucho que les sorprenda a los gurús del Social Media, una misma herramienta o red social puede ser utilizada de mil formas. Se tiende a pensar que todos tenemos los mismos fines y, además, intentamos buscar equivalencias entre redes sociales.

Esto sucede mucho entre Facebook y Twitter, para cualquier funcionalidad o mejora en una miramos qué está haciendo la otra al respecto. Normal que se llenen tanto titulares de Twitter quiere ser Facebook, y a la inversa.

El caso más llamativo lo tenemos en el botón “favorito” de Twitter, ¿sería un “me gusta” de Facebook o un “+1″ de Google Plus? Por lo visto para cada persona significa algo distinto.

La semana pasada acudí al Eats And Twitts Day, eventazo en el hubo charlas muy interesantes. Entre otros temas, uno de los puntos que se sacó en una de las mesas fue este, y me picó la curiosidad…

 

Como era de sospechar, cada uno lo utilizamos con una finalidad distinta, pero siempre de forma práctica:

1. Listado de artículos pendientes de leer:

 

 

  2. Me gusta, pero no considero oportuno retuitearlo:

 

  3. Una forma de indicarle a otra persona que lo has visto:

 

4. Me gusta para mi:

 

5. Un tema de educación:

 

6. Biblioteca de artículos: Este punto no lo tenía y es cierto que es de los más frecuentes. Lo añado después :)

 

¿Tú cómo utilizas esta herramienta?

Yo lo uso para artículos que quiero leer después, para contenidos que creo que me pueden ser prácticos en un futuro, menciones y a modo de “me gusta”.

P.D: He consultado cómo define Twitter su opción de Favoritos, y básicamente es un “me gusta”: Favoriting a Tweet

¿Por qué no está triunfando aún la geolocalización?

¿Cuál será el año de la geolocalización? ¿2014, 2015, o acaso necesita más tiempo? Seguro que no soy la única a la que le sorprende que la geolocalización no avance más rápido. Yo lo veo cristalino, es como si tuvieras una alerta en tu calle que te dijera: oye, tienes un posible cliente a la vuelta de la esquina, ¿y si te está buscando?

La geolocalización puede ser práctica para muchos negocios, ya que es una forma de decirle a un cliente: estamos cerca, ¿nos conocemos? Y si no has logrado llamar su atención, siempre puedes ir a él, un poco de proactividad nunca viene mal. Esto se conoce como “outbound marketing“, concepto que no está de moda y que Ismael Labrador definió en la charla que Aerco de este martes como la estrategia en la que “los clientes no te encuentran, tú sales a buscarlos“. El outbound marketing unido a la geolocalización podría ser una estrategia perfecta para el comercio tradicional, en el que el cliente va físicamente a la tienda.

El problema está en que estos mismos negocios son los que menor presencia tienen en las redes sociales, ya sea por recursos, desconocimiento o porque piensen no les compensa. Tendemos a asociar al usuario de las redes sociales como público objetivo de empresas de servicios de Internet o e-commerce, pero ¿acaso la persona que va a hacer la compra al supermercado no es la misma que tiene cuentas en Facebook o Twitter? Como comentaba el martes Ismael Labrador, “tu negocio puede ser offline y/o online, pero tus clientes son all-líne”. Por tanto, lo importante al final es saber llegar a las personas de la manera más eficiente, ya sea por medios tradicionales, por Internet o presentándote de uno a uno por la calle, conoce a tu cliente y sabrás cómo llegar a él.

En este punto sucede algo curioso: los negocios que más pueden aprovechar la geolocalización no están en las redes, y a muchos de los que más apuestan por el Social Media tu ubicación les da realmente bastante igual. Con esta combinación es normal que la geolocalización no esté teniendo mucho éxito de cara a las empresas, habrá que esperar a que los primeros sepan sacar partido a las redes sociales, y a que los segundos encuentren la manera de premiar la cercanía.

A nivel de usuario sucede todo lo contrario, aplicaciones como Foursquare o Yelp nos demuestran que juntas pueden ser herramientas muy prácticas. Si fuera un negocio tradicional empezaría a moverme en este sentido, por ejemplo yo no seguiría a la panadería de mi barrio por Twitter, pero puede que fuera al bar de la esquina si ponen una oferta en Foursquare o tuviera buenas recomendaciones en Yelp. Si bien Twitter empieza a ser una alternativa interesante para atraer al cliente por cercanía, Labrador nos dejó un listado de formas de integrar la red de información para encontrar clientes próximos:

Geolocalización Twitter

Vemos que desde el propio Twitter y desde las aplicaciones relacionadas, se puede buscar contenidos que estén teniendo lugar a metros o pocos kilómetros de tu ubicación. Quizás la que más me sorprendió fue Hootsuite, una herramienta que utilizo a diario y que me estoy dando cuenta de que no saco todo el partido que podría. Por lo visto dispone de la herramienta Hootlet, que te permite sincronizar con Google Maps. Habrá que investigarla con detalle, aunque sólo sea por curiosidad.

Con independencia del tipo de negocio, no debemos olvidar que las redes sociales están formadas por personas. Tu presencia y uso como empresa dependerá de tu negocio, de tus objetivos y de cómo sea tu público al que te diriges, pero siempre teniendo claras cuáles son nuestras prioridades. Siguiendo el ejemplo del bar, como cliente quizás valore más que esa persona me atienda bien offline a que me mande ofertas pero tenga que esperar media hora a que me atiendan porque esté tuiteando.

Retomando la pregunta del inicio: ¿cuándo triunfará la geolocalización? Ni idea, seguramente cuando las empresas dejen de ver a sus clientes como online u offline, y cuando las negocios más tradicionales apuesten realmente por la innovación. En el momento en el que sean conscientes de las grandes oportunidades que se pierden al no salir a buscar al cliente en Internet, la geolocalización llegará a la calle.

Preguntas con sentido para el Community Manager

Después del artículo “Community Manager: ¿Experto en redes sociales?“, seguí dándole vueltas al tema, hasta llegar a esta pregunta: Si tuvieras un contenido muy interesante sobre tu sector, dónde lo compartirías antes: ¿tu perfil o el de la empresa?.

Seguro que a más de uno os ha pasado acudir a un evento y escuchar la frase clave, esa que sabes que es el titular perfecto. En esas décimas de segundo en las que abres Twitter y decides dónde publicar es en las que se muestra si estás anteponiendo tu trabajo a tu marca personal, o a la inversa. También sucede cuando llevas distintos blogs y debes elegir si un tema de interés debe ir en uno o en otro.

Community Manager Unience sentidosY es que resulta extraño cómo muchos blogs y cursos se centran en hacerte un Community Manager con súper poderes (responder a todo, utilizar mil herramientas, bla bla bla) y no en la base principal: tú eres los ojos, los oídos, las manos y la boca de tu empresa. Por muy bueno que seas con tu perfil, debes saber dar el Do de pecho con los perfiles de la compañía.

Por eso hoy me gustaría plantear una serie de cuestiones que creo que los Community Managers deberíamos plantearlos de cara a analizar nuestro trabajo:

1. ¿Conoces a tu comunidad? Está bien pararse a reflexionar si realmente sabemos qué cosas les interesan, cómo utilizan las redes sociales, cómo interactúan,… Somos los ojos de la empresa, observemos.

2. ¿Escuchas sus opiniones? El otro día escuché a Juan Merodio una frase muy buena que decía venía a decir que si teníamos dos oídos y una boca era para escuchar el doble de lo que hablamos. Si no escuchamos a nuestra comunidad jamás descubriremos sus necesidades ni las áreas de mejora para nuestra empresa.

3. Para medir si pesa más tu profesionalidad o tu ego: ¿Eres de los que tuitean con el perfil de la empresa y retuitean con el propio o al revés? Somos las manos de la empresa, cuando una información caiga en nuestras manos recordemos que al mismo tiempo cae en la de la empresa (siempre y cuando proceda, claro está). Estas cuestiones aparecen sobre todo en eventos y en los blogs: ¿En base a qué compartes un dato relevante en tu perfil o en el de la empresa? O cuanto se te ocurre un tema de interés: ¿Lo publicas antes en tu blog o en el corporativo?

4. Ser la boca de la empresa conlleva mucha responsabilidad: Si tú dices una burrada tacharán a tu empresa de inconsciente, y si intentas ir de graciosillo a quién criticarán es a la marca. Y ya sabemos que la buena reputación cuesta ganársela pero se puede perder en un solo tuit. Pero igual sucede al contrario, tú tienes la oportunidad de que tu empresa sea la que dé con ese titular acertado en las redes sociales, o la que primero se haga eco de una noticia relevante.

¿Cómo reaccionas ante un error o una crítica? Para los halagos en línea general se sabe reaccionar, pero ante las críticas… hay de todo. Recodemos que somos la empresa, ¿la empresa respondería así?

Como comentaba el otro día, puede que los mejores cm sean anónimos, no es necesario tener mil seguidores o actualizar cada dos minutos para demostrar que eres un buen Community Manager. Lo demostrarás cuando sepas observar, escuchar, procesar y comunicar, cuando asimiles que de tus sentidos depende las capacidades de su empresa.

Tendencias en Social Media, ¿realmente se cumplen?

En diciembre me preguntaron en la radio cuáles serían las tendencias de Social Media y Marketing para el próximo año. Desde entonces llevo dándole vueltas a esta idea: ¿se pueden saber tendencias futuras? Todos los años encontramos artículos sobre predicciones, pero al final nadie retrocede un año para ver si se han cumplido.

El caso es que el martes estuve en Salón MiEmpresa y me llamaron la atención dos mensajes que dejó Juan Merodio:

  1. “El 75% de las 500 mayores empresas en el año 2020 no existen aún”, según el Observatorio de Tendencias Digitales del MIB.
  2. Las 7 tendencias de Social Media para 2014, según la revista Forbes, pasan por un cambio de mentalidad (la inversión en Social Media pasará de ser un lujo a una necesidad), mayor importancia de Google plus por su influencia a la hora de posicionar en buscadores, crecimiento de los micro-vídeos, mayor relevancia de los contenidos visuales, pocas expectativas para Foursquare, crecimiento de MySpace y muchas oportunidades para LinkedIn como plataforma B2B.

La verdad es que no es ninguna locura lo que comenta la revista, si bien lo de MySpace es lo que más me ha sorprendido. Pero claro, si las grandes empresas de 2020 no han nacido aún… ¿cómo vamos a poder predecir los hábitos futuros?

Por curiosidad he mirado a ver qué opinan otros expertos. En este artículo Beatriz Cebas compartía las apuestas de Hootsuite para 2014, basadas en mayor influencia del Social Media en las escuelas y empresas, gran crecimiento de la publicidad en redes sociales y mayor importancia de las plataformas de vídeo. Han tenido en cuenta distintos aspectos, pero vemos que no contradicen los anteriores, es más, en la importancia del vídeo ambos hacen hincapié.

Hasta aquí todo estupendo, pero ¿y si tiramos de hemeroteca? Como decía, todos los años recibimos mil artículos de “las 10 tendencias” pero luego no se mira si se ha acertado o no.

Publicado en revista Forbes en 2012: El año 2012 era el del “geo-gaming”, que definen como un cambio de tendencia por el que el consumidor pasa del hacer check-in a comprar. También se destaca el papel de Facebook. Esto es algo llamativo, en el mismo medio hemos visto como un año se apuestan todas las monedas por la geolocalización y, dos años después, por su fracaso.

¿Y el año pasado? He encontrado un artículo de Marketing Directo sobre cinco “profecías” sobre el Social Media, en las que para 2013 se apostaba por los códigos QR, afirmándose que todos tendríamos nuestro propio QR…, el amanecer de la TV Social, impulso de la búsqueda social debido a la rápida popularidad de G+, Youtube se convertirá en WeTube y también destaca el Social Gaming.

Bueno y como esta pequeña recopilación podríamos encontrar millones, y comprobaríamos que las únicas que realmente aciertan son aquellas que tienden por cosas genéricas, o prolongación de tendencias actuales.

Volviendo al inicio, si las mayores empresas del 2020 no existen aún, ¿cómo vamos a realizar predicciones sobre las tendencias? Además recordemos que las redes sociales van adaptándose a las necesidades, ¿y si este año una nueva red responde a todas ellas?

Por tanto, lo más sensato es evitar afirmaciones sobre el futuro, y más en un sector tan cambiante en el que una pequeña idea surge de forma arrasadora en un momento (el mejor ejemplo lo tenemos en Pinterest), o cualquier cambio puede dar al traste con todas las predicciones anteriores. Por ejemplo, ¿qué sucede ahora que Facebook ha comprado Whatsapp? O imaginemos que este año un gigante como Google compara Foursquare, ¿no cambiarían las expectativas?

Community Manager: ¿Experto en redes sociales?

¿Te atreverías a decir que eres un experto en redes sociales? ¿Cómo demostrarías que eres un buen Community Manager?

Community Manager

A día de hoy decir que eres un experto en algo tan cambiante como la tecnología e Internet es casi una locura. Conforme van apareciendo nuevos canales, los hábitos van cambiando y tú pasas a estar obsoleto si no te mueves rápido.

El mejor ejemplo lo tenemos con Google, que cambia su algoritmo un día sí y al otro también, y si estás de vacaciones puedes esperar cualquier cosa a la vuelta. Esto tiene grandes ventajas para los que empiezan ahora, si bien supone una formación continúa para los que estamos ya dentro.

Volviendo a las preguntas del inicio: ¿Te atreverías a decir que eres un experto en redes sociales? Francamente no, soy community Manager pero me considero conocedora de mucho pero experta en nada. En mi caso soy especialista en Social Media financiero pero se me escapan muchos sectores, por ejemplo: ¿sabría cómo dirigirme a una comunidad de médicos? ¿En qué redes sociales o portales debería estar? Seguramente no. Lo cual considero bastante humano, imaginemos que un periodista afirmara ser experto en noticias, así en general, o un médico ser experto en enfermedades, le preguntarías su especialidad.

Ahora viene mi pregunta favorita: ¿Cómo demostrarías que eres un buen Community Manager? Por curiosidad he buscado el típico artículo de los mejores responsables de comunidad en España, y he encontrado uno en el que se mostraba unas fotos con sus números de seguidores. Lo mejor del artículo era sin duda un comentario en el que decía algo así como: En lugar de SUS seguidores debería poner los de la empresa, ¿no?

Si lo pensamos bien, puede que los mejores Community Managers de España sean anónimos. El hecho de que una persona tenga más seguidores puede deberse a que sea más activo, tenga un blog o el motivo X, pero en todo caso suele significar que es mejor vendiendo su marca personal.

La respuesta obvia a mi pregunta sería: midiendo el número de seguidores de mi empresa. De ser así los que compran seguidores a golpe de talonario sería los reyes del mambo… No, efectivamente no es la solución, aunque estaría cerca. La clave está en la calidad de los seguidores de tu empresa, en si realmente conoces a tu comunidad y si has logrado llegar a ellos.

Siempre he pensado que el número es algo relativo, no es lo mismo ser Community Manager de una multinacional que de una empresa pequeña, por ejemplo. El primero tendrá seguidores de por si, al igual que sucede con los famosos o políticos, mientras que cien seguidores de los segundos será mérito del profesional que está detrás.

En verdad será la comunidad de tu empresa la que podría responder a esa pregunta, la que dictamine si eres un buen Community Manager, y para ganarte su confianza tendrás que conocerla, descubrir sus necesidades y sus hábitos. Sólo de esta manera sabrás llegar a ella y ofrecerle aquello que necesita con la máxima calidad, que es lo que haría un buen responsable de comunidad.

Por tanto, un Community Manager no es mejor profesional si tiene más seguidores en Twitter u otras redes sociales, lo será por la calidad de su trabajo como representante de la empresa. Para saber si eres un buen Community Manager descubre si conoces realmente tu comunidad.

#SomosHaití: Las redes sociales como vías de solidaridad

Después de unas Navidades sabáticas del blog, retomo la criatura con más ganas que nunca. Entre los propósitos de año nuevo está darle un cambio, como el calendario de eventos y un ligero cambio de imagen.

En el calendario hoy hay un evento muy importante, que es el que da sentido a este artículo. Quería que el primer artículo del año fuera especial, y creo que no hay mejor ocasión que una fecha que marcó la vida de muchas personas, el cuarto aniversario del terremoto de Haití.

Hace tiempo ya escribí sobre una iniciativa que me encanta, Solidaridad 2.0: El lado más humano de las redes sociales: Solidaridad 2.0. Hoy 12 de enero, vuelvo a elogiar su grandísima labor y darles las gracias por mostrarnos que sí se puede.

SomosHaiti

La gran pregunta es: ¿cómo podemos ayudar? Además de la solución obvia de aportaciones a proyectos, las redes sociales se han convertido en una gran herramienta para informar y concienciar sobre lo que sucede en el mundo. Un simple “me gusta” o un retuit pueden suponer mucho más de lo que pensamos. Desde aquí me gustaría mostrar mi apoyo a Solidaridad 2.0, a todas las ONGs que luchan diariamente y, sobre todo, a un país que tanto ha sufrido, y que sigue intentando salir adelante.

Por último, felicitar por los resultados en blogs y redes sociales, según han publicado en el evento: ¡Más de 600 artículos!

En el hashtag hay información muy interesante, desde artículos a documentales. Me gustaría destacar tres tuits muy concretos, pero os recomiendo ver el resto porque se aporta gran valor. Podéis acceder ver más aquí.

 

 

¿Cómo afectan las redes sociales al SEO? Infografía

El otro día vi una genial infografía de SEJ y Backlinko sobre los 200 factores que afectan al posicionamiento SEO de nuestra web. Es una lástima que, siendo tan completa la información, su enorme longitud haga que le eches un vistazo en diagonal. Por este motivo me gustaría fraccionarla e ir viéndola por partes en distintos post.

Hoy empezaré por uno de los que más me gustan, cómo afecta la actividad en redes sociales al SEO:

Vamos a analizar la infografía por redes:

Twitter: Cuantos más tuits tengamos apuntando a nuestra web, y mayor sea el prestigio del tuitero, mejor. Lógico, Google desconfía de una página a la que están apuntando mil cuentas de spam.

Facebook: Además de las veces que se comparten en Facebook nuestros contenidos, y de nuevo la autoridad de las personas que lo hacen, se tienen en cuenta el número de “me gusta” de el perfil de la compañía.

Pinterest: Aunque su popularidad sea más reciente, Google tiene en cuenta el número de pins que apuntan a la web. Por algún motivo la red social no indexa las imágenes de algunas páginas, y Pinterest ya no deja poner enlaces en las descripciones. Por eso, deberíamos comprobar la compatibilidad y hacer nuestras imágenes “pineables”.

Google Plus: En la niña bonita de Google se tienen en cuenta factores como el número de +1  y de quiénes procedan.

Facebook, ¿sabes realmente lo que compartes?

Se comenta mucho el afán de Facebook por ser una red social abierta, como Twitter. Tanto es así que cuando queremos darnos cuenta: zas! Ha realizado algún cambio que nos deja con el culo al aire.

Lo primero de todo: ¿sabías que para Facebook los amigos de tus amigos son tus amigos? Sí, vaya lío… Cuando compartimos una publicación podemos elegir si hacerlo privado, público, con amigos, amigos excepto conocidos o personalizado. Hasta ahí todo bien, si no fuera porque al publicar y pasar por encima el ratón descubrimos que en el pack están los amigos de nuestros amigos. Y digo yo… si no son amigos será por algo, ¿no?

En la práctica esto de traduce en que una red extensa puede nuestros contenidos si un amigo nuestro le da a me gusta. Por ejemplo, si tu amigo tiene a tu jefe y le da a me gusta en tu comentario, tu jefe verá la publicación. ¡La que nos está liando Facebook!

Aunque en privacidad tengamos puesto que los contenidos son sólo para amigos, más de los que imaginaríamos están en público. Es más, los cambios en privacidad no tienen carácter retroactivo, y aún así no se aplican a todo, como sucede por ejemplo con la actualización de la foto de perfil.

Para saber qué estamos compartiendo con todo Facebook será suficiente con mirar nuestro perfil y buscar bolas del mundo. Otra opción es ir a “configuración de la privacidad” – “biografía y etiquetado”. Allí encontraremos la opción ¿quién puede ver contenido en mi biografía?, y dentro de ella “comprueba lo que ven otras personas en tu biografía“.

Privacidad Facebook web

En la app móvil podemos saberlo en “configuración de privacidad” y “¿Dónde se consulta quién puede ver las cosas que he publicado o en las que me han etiquetado?”.

Privacidad Facebook App

Además cada vez es más frecuente que la gente pida autorización antes de ser etiquetados en una publicación o foto, por motivos obvios.

Debemos tener cuidado con los cambios de Facebook, como decía su intención es ser una red social abierta y en ese proceso nuestra privacidad peligra. Sin nosotros saberlo podríamos estar compartiendo Información personal, fotos de hijos o sobrinos, cosas que nos comprometan laboralmente,…

Pero claro, en el fondo la red social puede lavarse las manos al ser nosotros los únicos responsables de lo que compartimos. La mejor opción sería crear grupos de amigos y elegir en cada publicación con quién elegirla, en función del tipo de contenido. Seguirá teniendo riesgos, pero al menos reduciríamos el margen de expansión. Pero claro, para ese fin ¿utilizaríamos antes Facebook o Whatsapp?

En mi familia lo que está haciendo Facebook lo llamamos chocolomo, la red social tiene que decidirse si optar por ser una red pública o personal. Si no se decide terminará siendo un Messenger más.

Como conclusión, en Facebook un sólo me gusta o compartir contenido podría hacer pública nuestra vida. Publiquemos con cabeza, y no dejemos nuestra intimidad en manos de una red social con aspiraciones de volar.

El otro y desconocido lado de Twitter: el personal

Twitter lado humanoSi hay algo de lo que pecamos en Social Media es que escribimos para nosotros mismos. Siempre hablamos de cómo mejorar nuestra presencia en redes sociales, primero pasos para conseguir seguidores, o sobre cómo convertir esos contactos en ventas o tráfico a nuestra web. Somos nosotros, nosotros mismos y nuestro blog.

Pero ¿cuántos de los que utilizan las redes sociales saben lo que es un lead o las usan con ese fin? En Twitter hay gente que sólo entra para informarse de forma rápida o distraerse, y a veces nos olvidamos de ese perfil en nuestros artículos. ¿Por qué no pensar en este perfil al escribir sobre Social Media?

Con esto no quiero decir que los contenidos sobre estrategia en redes sociales no sean necesarios, son muy útiles para los que quieren aprender a nivel profesional, pero suelen ser demasiado básicos para los profesionales y poco útiles para el usuario medio.

Vamos a poner un ejemplo, imaginemos al presentador de Bricomania explicando un nivel avanzado para carpinteros, con consejos de exposición y venta incluidos… ¿Cuánta gente vería ese programa? O por ejemplo que Vaughan hiciera programas sobre cómo los filólogos ingleses pueden conseguir clientes.

Seguramente por un tema de ego mucha gente lea artículos para conseguir más seguidores en Twitter, pero puede que desconozca todas las oportunidades que le ofrece la red. En Facebook el problema es distinto, nadie leería un artículo de cómo hacer que tus amigos sean más amigos.

Llegado a esto me gustaría comentar las cosas que he aprendido de Twitter hablando con gente que entra sólo a leer:

- La cercanía y el interés retoman importancia: La tendencia es seguir los timelines de amigos y de usuarios que comparten cosas curiosas o de actualidad.

- Su página de inicio es limpia y sin autopromos: Al seguir a poca gente no son tantos los contenidos diarios, por lo que adquieren mayor visibilidad. Como consecuencia, si una empresa escribe mucho sin aportar valor, los unfollows son inmediatos.

- Humor e impacto: Sobre todo siguen cuentas de humor y de curiosidades. Por ejemplo, gracias a un amigo conocí la cuenta de lugares Abandonados (zona abandonada), una recopilación de impactantes fotos sobre sitios o cosas en medio de la nada. Y claro, me pregunto, ¿qué se busca con las redes sociales? Distracción e información sin duda. Sólo hay que ver a los más de 200.000 seguidores de Menéame para darse cuenta.

- El mayor motivo de follow es por recomendación de amigos, ya sea por retuits, por seguimiento o por recomendación entre cañas.

También se cometen muchos errores, como publicar con tu nombre y apellidos contenidos conflictivos a nivel profesional. Twitter es una red de información pública, comprendo que como altavoz queramos dar nuestra opinión sobre distintos temas, pero al igual que no hablaríamos a gritos de ciertas cosas con desconocidos o con tus jefes, en las redes sociales es mejor evitar estas prácticas. Teniendo en cuenta que muchos departamentos de RRHH lo consultan, lo ideal es no poner el nombre real entero. En las redes sociales nunca sabes quién te está leyendo

En conclusión: calidad, curiosidad, cercanía y ser cansinos sólo cuando el contenido lo merezca. Ayudemos con nuestros artículos a aquellos que buscan esto en las redes sociales, y aportemos valor mediante un mix de datos y opinión en base a nuestra experiencia.

Quizás el problema no sea que escribamos tanto a nivel de estrategia, si no que desconocemos los usos prácticos de las redes sociales. A veces estemos tan obsesionados con el social media que no vemos mundo fuera de él y nos perdamos muchas cosas interesantes.

Si aprendemos a disfrutar las redes sociales a nivel personal, seremos mejores en el campo profesional.

Phubbing: La próxima vez quedamos en Twitter o Facebook

Seguro que más de una vez os ha sucedido que estando con un amigo te llegan actualizaciones suyas en Twitter o Facebook del tipo “¡Qué bien lo estoy pasando con…!”, o “tomando algo con mi amigo…”. En ese momento en el que tú estás mirando las paredes del bar, o te dedicas a mirar la carta por si descubres algo interesante, piensas: sí, muy divertido… la próxima vez quedo contigo por redes sociales.

Se nos ha ido de las manos esto de los smartphones, hasta el punto de haberse creado un término para definir el acto de menospreciar a la otra persona por prestar más atención al móvil: Phubbing (phone y snubbing).

Reconozco que yo soy la primera que soy adicta al móvil, bajo la excusa de trabajar en Internet y tener que estar todo el día pendiente del email, piensas que haces lo que debes. Pero no, esta práctica es sin duda una falta de respeto hacia la otra persona, publicar en redes sociales o contestar en WhatsApp siempre puede esperar.

He visto varias infografías sobre el Phubbing, pero esta que vi en Tics y Formación es la que más me ha gustado:

A aplicarse el cuento para este fin de semana: Más contacto físico y menos móviles ;)